¿Cómo es la elaboración de la cerámica marroquí? - Decoración Alcazaba
Whatsapp
  • Add description, images, menus and links to your mega menu

  • A column with no settings can be used as a spacer

  • Link to your collections, sales and even external links

  • Add up to five columns

  • ¿Cómo es la elaboración de la cerámica marroquí?

    octubre 24, 2022 3 lectura mínima

    ¿Cómo es la elaboración de la cerámica marroquí?

    La elaboración de la cerámica marroquí es una tradición centenaria, donde elementos cotidianos se fabrican artesanalmente con un método que se hereda de una generación a otra. Todos los productos artesanales marroquíes son elaborados con materiales que se obtienen del entorno inmediato.

    Desde Decoración Alcazaba como proveedores de productos árabes de fabricación artesanal queremos acercaros al proceso de elaboración de la cerámica marroquí para que conozcáis aún más la cultura y cómo son sus tradiciones.

    Proceso de elaboración de la cerámica marroquí

    Para poder elaborar cerámica árabe necesitamos como materia prima la arcilla, ésta se tritura manualmente para poder remojarla después durante varios días en un recipiente con agua y ablandarla. Una vez ha sido remojada se esparce en el suelo para secarla durante dos días.

    Tras este proceso, la arcilla para elaborar cerámica marroquí se amasa con los pies y luego a mano para evitar que se queden grumos. Una vez obtenemos la arcilla cruza, se procede a seguir amasando a mano junto a un torno tradicional. Las manos trabajarán para moldear la pieza y transformarla en el elemento que se desea conseguir. 

    proceso de horneado en la elaboración de la cerámica marroquí

    Una vez se tiene fabricada la pieza, ésta debe de endurecerse en un horno durante 48 horas. Este paso es esencial para conseguir una cerámica resistente y sin riesgo de roturas o grietas. El enfriamiento de la cerámica árabe dura unas 24 horas y se obtiene una pieza llamada bizcocho, aunque no está acabada por completo.

    Por último, se recubren las piezas con un esmalte blanco llamado estannífero para poder decorar la cerámica marroquí con un pincel y diseñarla con motivos geométricos, inspirados en la Alhambra, escrituras del Corán, símbolos culturales, historias personales del artesano, etc. Lo más característico de las piezas cerámicas árabes es que destacan por su amplia gama de colores y decoraciones.

    Tras la decoración, se debe de esmaltar y hornear por segunda vez durante 48 horas para obtener el producto terminado y preparado para utilizar. Tras este proceso se puede añadir adornos en estaño que son un detalle muy característico de la alfarería.

    Los colores que componen la cerámica marroquí son el azul, verde, marrón, y amarillo, donde cada color corresponde a una región del país.

    diferentes platos de cerámica marroquí

    ¿Cuál es la capital de la artesanía marroquí?

    La tradición de fabricar artesanía marroquí de forma manual se remonta al siglo XII, concretamente a Fez y Safi, puesto que en la región se encuentra arcilla de gran calidad. Durante el siglo XIX, hubo una llegada masiva de alfareros que fundaron los primeros talleres de porcelana y cerámica tradicional de Marruecos. Se fabricaban piezas únicas con decoración típica y los alfareros la combinaban en tonos azules y blancos.

    Los artesanos de cerámica de Fez utilizan la técnica del doble horneado, como hemos comentado anteriormente, que es esencial para darle a las piezas un color brillante y característico. 

    También de esta ciudad procede la fabricación de tejas verdes que podemos encontrar durante una visita a la ciudad de Marruecos, se utilizan para edificios y mezquitas. Aunque hay otras ciudades que poseen una férrea tradición en la elaboración de la cerámica marroquí como Sidi Abderrahmane y el valle de Chaaba.

    tajón de cerámica árabe

    Museo nacional de la cerámica

    Tanta es la tradición de alfarería en la ciudad de Fez que podemos visitar un museo dedicado a la cerámica. Se encuentra en el antiguo palacio del gobernador y se trata de una antigua fortaleza construida por los portugueses en el siglo XVI. 

    Durante la visita al palacio, se puede ver a alfareros locales exhibiendo algunas de sus piezas más antiguas, mostrando la evolución que ha sufrido la cerámica y alfarería rural de la ciudad. También se pueden recorres las calles de alrededor para conocer cómo se elabora la cerámica típica de Fez durante cada una de sus fases. 

    Dejar un comentario

    Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.


    Nuestros clientes nos recomiendan