COMO PREPARAR UNA CACHIMBA

COMO PREPARAR UNA CACHIMBA

COMO PREPARA UNA CACHIMBA

 

Seguramente sea complicado definir el método perfecto para preparar una cachimba satisfactoriamente, ya que hay muchas maneras, lo cual depende de muchos factores: la cachimba que vamos a utilizar, el tipo de tabaco/melaza de shisha, la cazoleta que vamos a usar, si vamos a usar gestores de calor o no, el empleo de carbón autoencendido/carbón natural…

Para dar una idea general, lo principal a tener en cuenta es la limpieza de la cachimba antes de su uso. Es fundamental limpiar los cuerpos de la cachimba con los cepillos que normalmente suelen incluir las shishas en su packaging, y si no tenemos cepillos de shisha, podemos adquirirlos a precios bastante económicos, no es un ítem nada caro.

Si el tubo de nuestra cachimba es lavable, es fundamental lavarla con agua tibia por el interior, tapando un extremo del tubo con el dedo pulgar y agitar el agua dentro del tubo para desplazar los restos de tabaco u otros elementos que puedan estar atrapados en su interior. Una vez que hemos llenado y agitado el tubo, soltamos el dedo y dejamos caer el agua por el otro extremo. Repetimos la acción hasta que el tubo ha quedado bien limpio.

Limpiamos con agua tibia la botella, la enjuagamos varias veces y le agregamos agua limpia, (produce una experiencia más refrescante de fumada el llenarla con agua bien fría/agregarle hielo) hasta que alcance un nivel de llenado justamente por encima del tubo aspirador del cuerpo de la cachimba.

Una vez hemos montado el cuerpo de la cachimba sobre la botella correctamente, pasamos de inmediato a encender la hornilla y poner al fuego 2 pastillas de carbón natural, ya que necesita unos 5-7 minutos para alcanzar el rojo vivo, pero si se trata de carbón de pastillas autoencendido dejaremos la acción del encendido para el final, ya que se enciende de inmediato simplemente con un mechero. 

Es fundamental desmenuzar las hojas de tabaco y separarlas con los dedos para una correcta gestión de la fumada. Si comprimimos demasiado las hojas saturaremos la cazoleta y será complicado el tránsito del humo por nuestra cachimba. Tenemos que separar las hojas con suavidad, esparciéndolas a lo largo de la cazoleta. Es ideal el uso de una cazoleta Phunnel, ya que evitan pérdida de tabaco por el tubo de la cachimba, y por lo tanto calidad de fumada. 

Si empleamos papel de aluminio, es recomendable realizar un doble pliegue, ya que ello reduce la temperatura que recae sobre el tabaco y esto prolonga la duración de la fumada; se quema más lentamente el tabaco. Si el tabaco que vamos a emplear es bastante húmedo, procedemos a hacer menos agujeritos en el papel de aluminio, esto hace que se concentre una mayor temperatura y se pueda quemar la melaza correctamente.

Debemos desplazar los carbones con las pinzas una vez estén incandescentes, colocamos dos pastillas sobre la cazoleta y comenzamos a arrancar la cachimba, fumando hasta que se vaya quemando el tabaco poco a poco y vaya saliendo el humo. Sería lo ideal el uso de gestores de calor o kalouds, ya que permiten una mayor concentración de temperatura y una duración de la fumada mucho mayor. Podemos disfrutar entre 60-90 minutos de fumada a gran rendimiento sabiendo encontrar el punto óptimo de preparación de nuestra cachimba.

El sistema de purga de la shisha nos permitirá soplar hacia dentro suavamente para purgarla y aligerar la carga interna, hasta que encontremos el punto ideal de fumada.

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code